¡Qué lástima!
    
Persevera y triunfarás.

Vamos a la siguiente pregunta.